bartoloenrique.com

viernes, 3 de julio de 2009

LO CORTÉS NO QUITA LO VALIENTE


La cortesía es la forma como demostramos nuestra consideración hacia nuestros semejantes. Dicha consideración se aprende en el hogar y se refuerza en la escuela y, posteriormente, en el ámbito laboral. Cuando utilizamos expresiones como "por favor", "gracias", "tenga la bondad", "si es tan amable", "disculpe", "siempre a su orden"; logramos establecer una atmósfera de cordialidad con la o las personas con las cuales interactuamos a diario.
No cuesta nada expresar amabilidad hacia las demás personas y puede redundar en múltiples beneficios. La persona amable demuestra su educación y autoestima, promueve las buenas relaciones interpersonales y sirve como punto de referencia para el mejoramiento personal.
La cortesía, la autoestima y el desarrollo personal se complementan. Una persona con autoestima elevada, cortés y que demuestre un adecuado crecimiento personal, desarrollará un alto grado de confianza en sus semejantes, lo que será un motivador al logro personal y al liderazgo.



Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal