bartoloenrique.com

domingo, 14 de junio de 2009

AUTOESTIMA Y FAMILIA


Una de las principales características de una familia sana es la presencia de una escala de valores definidos que dan a sus miembros certeza en cuanto a los aspectos de relevancia para esa familia en particular.

Cuando los integrantes de una familia están cohesionados en torno a ciertos valores que guían su actuación diaria, se nota un grado de autoestima que permite a los integrantes de dicha familia desarrollarse en el tiempo, en función de una comunicación adecuada a los intereses que harán de ese grupo un exponente de valores sociales, permitiendo a todos en la familia seguir sus vocaciones profesionales, sentir apego y amor por las circunstancias del diario trajinar y expresar su interés por resolver las dificultades que puedan surgir.

Algunas personas se vuelven extremadamente exigentes consigo mismas, luchan por verse bien, por tener un cuerpo perfecto, se tornan obsesivas en los estudios y en el trabajo. Debemos plantearnos algunas alternativas frente a este perfeccionismo extremo que nos ayuden a valorarnos a nosotros mismos, individualmente y como miembros del grupo familiar. Los éxitos no dependen sólo de uno mismo, también influyen factores externos y, en la familia, la autoestima de cada miembro ayuda a conformar una familia autoestimada.



Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal